Feeds:
Entradas
Comentarios

Estimados amigos, hemos migrado a una web más interactiva, más colorida, hemos crecido  para ofrecerles cada día más y mejores contenidos. Esperamos nos acompañen también en esta nueva etapa, es por ello que los invitamos cordialmente a nuestro portal:

www.delamanoconvenezuela.com

Por: Luis Francisco Indriago
@lindriago

Hace algunas semanas en mi blog escribía una reflexión preguntando cuál es la responsabilidad de un anunciante respecto a campañas publicitarias que se aprovechan de graves problemas sociales en favor de sus marcas.

Es el caso de una casa de bolsa, que provocó una serie de cuestionamientos entre twitteros ante la desaprobación de una campaña que juega con el gimmick personas desaparecidas en momentos cuando en Venezuela los secuestros ocurren a diario en todo el país y sin distingo de clase social.

A pocos días me vi en una situación incómoda, cuando un seguidor desmintió una información en la que yo daba cuenta desde mi cuenta de Twitter de un supuesto asalto hecho por un grupo comando a un supermercado caraqueño.

El hecho supuestamente había ocurrido casi dos días antes, pero una amiga, vecina cercana del supermercado supuestamente asaltado, envió un mensaje a sus amigos de Facebook contando detalles del hecho.

Eso me bastó para darlo por cierto, pues se trataba de la credibilidad, no sólo de una amiga, sino de una vecina del lugar, por lo general bien informada.

Al parecer el hecho nunca ocurrió. Seguramente pudo ser fruto de una regular estrategia de falsos rumores que -otros rumores- atribuyen al aparato de seguridad cubano que circunda el poder presidencial en Venezuela.

Vino mi cuestionamiento. Siendo un periodista con más de dos décadas de oficio, ¿cómo cometí esa falta de hacer pública una información sin verificar la fuente?

Recordé otro episodio hace algunos meses en el que la twitósfera venezolana -twitterzuela, como la llamamos algunos- se inundó de RTs que daban cuenta de la muerte del ex-presidente Rafael Caldera. Si bien él permanece en delicado estado de salud desde hace mucho tiempo, aún sobrevive en su hogar. Era un tweet falso, pero no salió de un laboratorio de contrapropaganda, sino del escritorio de una jóven periodista que escuchó a su jefe (el director del periódico) decir algo relacionado con la posible muerte del expresidente. Pues como reconoció posteriormente en un tweet, ella le creyó a su jefe porque él es siempre un hombre muy bien informado. Así, queriendo dar la primicia, lo posteó como avance informativo en el site del diario y en su timeline de Twitter.

Fue, también por Twitter, que otro periodista desmintió la información luego de que pudo hacer contacto con familiares del ex-presidente Caldera. Otros medios también lo hicieron.

De todo lo anterior me queda el sabor de una de las reglas tradicionales del periodismo, la importancia de contrastar fuentes de las informaciones a fin de verificarlas. La inmediatez de la Web 2.0, y el dulzor de las redes sociales, nos han hecho olvidar que el periodismo sigue siendo el mismo oficio que requiere un uso responsable del medio. Sea un diario de 48 páginas o un post de 140 caracteres.

Janeett es diseñadora gráfica y además de eso, confiesa que es una “miedosa”. Aun así decidió emprender su propio negocio como tantos otros diseñadores venezolanos y asegura que si ella lo logró, cualquiera puede hacerlo.

Comenzó diseñando libretas, con el nombre de “Jan” y luego incursionó con estampados en vinil, en franelas y camisetas 100% algodón. Lleva apenas 6 meses, pero le gusta lo que hace y afirma que “poco a poco” dará a conocer al público sus ideas a través de sus creaciones, que por cierto, son muy originales.

“Desde siempre me ha gustado dibujar y comencé a buscar la manera de explotar ese talento. Llega un momento en el que quieres independizarte y dar a conocer lo que tienes en mente. Entonces empecé con las libretas y luego un amigo me dijo que podía utilizar el vinil en prendas de ropa y probé con las franelas”, dice Janeett.

Sus diseños son tanto para mujeres, como hombres y niños y abarcan desde coquetas muñequitas playeras, morenas o blanquitas, hasta robots, búhos, árboles, flores, elefantes y cualquier otro personaje inventado. El catálogo de Janeett es muy amplio y constantemente se actualiza con tantos otros creativos dibujos.

Por ahora, sólo recibe encargos a través de su página en Facebook, su blog www.franelasjan.blogspot.com, Twitter @franelasJan o su e-mail: franelasjan@gmail.com

Pronto podrá exhibir sus diseños en una tienda, “aún estoy negociando eso”, dice, pero sin duda le alegra el hecho de formar parte de una movida de diseñadores y artistas que se arriesgan día a día, con tal de mostrar sus propuestas artesanales, con sello venezolano.

Un mundo Sin Mordaza, la Fundación Libertad y la Fundación Cultural José Ignacio Cabrujas convocan al Primer Concurso Arte sin Mordaza de creación digital. El tema elegido es la libertad en Venezuela, con el motivo de despertar no sólo reflexiones sino también la creatividad a través del arte.

A todas las personas mayores de 18 años de edad, que estén interesadas, deberán presentar su propuesta, bien sea una fotografía, un video o un diseño digital, que refleje el siginficado de la libertad en Venezuela. La convocatoria ya está abierta y cierra el domigo 7 noviembre

Para leer las bases del concurso e inscribirse entra en  www.sinmordaza.org. Facebook: Sin Mordaza, Twitter @Sin_mordaza. E-mail:  sinmordaza@gmail.com ¡Participa!

El reconocido Armando Scannone, célebre por su serie “Mi Cocina. A la manera de Caracas”, publicó recientemente el libro que faltaba. La tapa verde del ejemplar refleja que en su interior las recetas son 100% sanas y ligeras, pero sin dejar de lado la sazón que diferencia a Scannone. Se trata del “libro verde”, que agrupa más de 200 ricos platos balanceados para pacientes diabéticos y no diabéticos también.

A sus 87 años de edad, este amante de la cocina se internó junto a dos especialistas en nutrición y diabetes, para presentar “Mi Cocina Ligera”, una iniciativa de la Fundación Seguros Caracas.

“Yo vengo de rescatar recetas como la polvorosa de pollo o el mondongo, así que plantearme un compilado de comida ligera era bastante particular para mi. No me sentía capaz de hacerlo”, dijo Scannone.

Sin embargo, el resultado ha sido exitoso. En su primera semana, se vendieron 2000 copias del “libro verde” de las 6.500 que salieron al mercado, según Gerardo Perozo, gerente general de la Fundación Seguros Caracas.  “Trabajar con alguien que a sus 87 años, aun tiene retos y los cumple a cabalidad, fue para mi una lección de vida. En este libro, los comensales encontrarán menús de cuatro o cinco platos con una óptima combinación de nutrientes, para digerir en cantidades correctas”

La nutricionista Luisa Alzuru y la educadora en diabetes María de Lourdes Cartaya, acompañaron a Scannone en la elaboración de  cada una de las recetas, que junto a las hermosas fotografías que se observan en las páginas del libro, lucen aun más apetitosas.

Mariana y José Antonio Santos son hermanos y jóvenes emprendedores. La corta edad de ambos no les impidió iniciar un negocio propio en el ramo de la gastronomía, al mejor estilo francés. Se llama Bonne Crepe. Un servicio de crepes a domicilio para cualquier ocasión, que ofrece distintos platos preparados con los más variados ingredientes.  Sin duda una alternativa muy sofisticada que hará que esa reunión o fiesta sea diferente.

Mariana tiene 26 años de edad y cuenta que Bonne Crepe tiene 5 años. “Soy ingeniero de producción de la Universidad Simón Bolívar, pero decidí ser empresaria independiente. Unos amigos nos dejaron el negocio y nosotros le dimos un cambio de imagen, un vuelco definitivo para entregarnos de lleno”

Más tarde se incorporó su hermano José Antonio, estudiante universitario de 23 años de edad, y ambos se reparten las responsabilidades necesarias para una gerencia exitosa.

Con dos chefs especialistas en crepes, llevan un stand equipado con todos los implementos a cualquier celebración o evento, con frescos ingredientes para que el comensal elija con cuál de ellos quiere disfrutar su plato.

Si lo prefiere, puede escoger una del menú, dividido en crepes gourmet y tradicionales. Ésta última incluye una carta salada y otra dulce. Nutella con fresas, cambur, arequipe o ajoporro a la crema, espinaca con tocineta y parmesano. Las de estilo gourmet son aun más selectas por sus combinaciones que incluyen salmón, cebollín, eneldo y crema de leche o trocitos de mango con salsa de chocolate. También manzanas caramelizadas con limón y canela o guayaba fundida con queso crema.  No podría faltar una con pollo thai con pimentones rojos y chutney de mango.

Si ya quieres probar cualquiera de ellas, visita www.bonnecrepe.com o llama a Mariana y a José Antonio a los tlfs: 0414 3312873 o al 0416 6141812.

Son 8 años los que cumple este programa de Responsabilidad Social Empresarial perteneciente a la empresa venezolana Ron Santa Teresa, a través de la Fundación. Alcatraz Un proyecto que transforma vidas e intercambia la violencia por el deporte, para reinsertar en la sociedad a jóvenes que alguna vez fueron delincuentes.

En marzo de 2003, un inspector de seguridad de la empresa fue atracado a mano armada. Posteriormente capturaron a los responsables, quienes debieron elegir entre ir a la cárcel o pagar su falta con trabajo no remunerado durante tres meses. Aceptaron esta última opción y pidieron la incorporación del resto de  los integrantes de la banda.

Luego de tres meses de trabajo intensivo, formación integral de valores, educación para el trabajo, práctica de Rugby, asistencia psicológica y trabajo comunitario, se graduaron. También aprendieron técnicas de construcción en el taller del Constructor Popular y sobre el proceso de producción del café en Café Alcatraz.

Estos jóvenes provienen en su mayoría, de las bandas delictivas del Municipio José Rafael Ravenga, en el estado Aragua. A pesar de que esta labor toma el nombre de la famosa cárcel de Alcatraz ubicada en California, su razón original se refiere al hecho de que “la peor cárcel es uno mismo y el gran reto es escaparse”

A lo largo de estos 8 años, Fundación Alcatraz ha logrado disminuir 40% del índice delictivo del Municipio Ravenga, de acuerdo con las cifras del Cuerpo de Seguridad y Órden Público del estado Aragua. Desarmaron 5 bandas sin tiros ni violencia, transformado el “liderazgo violento” en uno virtuoso y beneficioso para la comunidad. Más de 30 participantes fueron reinsertados laboralmente en puestos de trabajo y el equipo de Rugby del proyecto participó en el Torneo Internacional de Rugby de Argentina, en 2006.

Proyecto Alcatraz también ha sido premiado en el exterior. Fueron seleccionados como caso exitoso por la Red de Conocimiento para el Emprendimiento Social (Social Enterprise Knowledge Network) liderada por el profesor James Austin de la Universidad de Harvard. Recibieron el segundo lugar en la Conferencia sobre Juventud, Paz y Desarrollo en Sarajevo, Bosnia en septiembre de 2004 y fueron reconocidos por la Cámara Venezolana de la Construcción como iniciativa social del año 2004.

http://www.proyectoalcatraz.org